jueves, 17 de agosto de 2017

Mantenerse activo y con proyectos son las claves para envejecer bien


Envejecer bien. Una cuestión en la que se debería empezar a pensar en la juventud, para tomar medidas que allanen el terreno. Comer bien, tener hábitos saludables y trabajar en las relaciones familiares para tener una red de contención y afecto son las estrategias que recomienda Pilar Sordo, la sicóloga chilena autora del libro No quiero envejecer.

La vejez se puede vivir como una experiencia positiva. “Las personas que tienen proyectos de vida y buscan los mecanismos para llevarlos a cabo, se mantienen activas y con ganas de vivir. La realización de actividades significativas permite relacionarse con otros. Estas prácticas son importantes indicadores de una buena vejez”, concluye la guía titulada Calidad de vida en la vejez, elaborada por la Pontificia Universidad Católica de Chile, que agrega un dato importante más, visibilizado gracias a su investigación: las personas que habitan en su domicilio tienen mayor posibilidad de presentar mayores índices de calidad de vida.

Paradójicamente, abandono, violencia familiar y despojo son las tres amenazas más latentes para las personas adultas mayores en nuestro medio, así lo denunciaron los invitados al Foro EL DEBER centrado en este segmento de la población que el 26 de agosto celebrará el Día de la Dignidad del Adulto Mayor.

Lo negativo
En Bolivia, según datos del Instituto Nacional de Estadística, hay 932.000 adultos mayores, de los cuales el 20% está en Santa Cruz. A la vez, la esperanza de vida ha subido a 72 años. Pero para la sicóloga con diplomado en gerontología (sicología de las etapas del envejecimiento) Mónica Lohse, en el país se está viviendo más, pero sin calidad de vida.

A la par el representante del defensor del pueblo, Jorge Paz dijo que la Gobernación y el municipio tienen competencias para trabajar por los adultos mayores, “pero lo que se hace no alcanza”. Además, basándose en las denuncias que recibe, afirmó que hay muchos abusos en contra de los adultos mayores: “Un señor llegó el otro día desde La Guardia porque sus hijos habían decidido quitarle su terreno y lo habían expulsado de su casa. Otro caso reciente se dio en la zona de La Ramada, cuando la hija de una maestra jubilada vendió su casa falsificando su firma y la dejó en la calle”.

Su apreciación fue corroborada por la cabeza de la Dirección del Adulto Mayor, Danny Cadario, que identificó tres amenazas: abandono, violencia doméstica y despojo.

A la problemática se le suma la falta de recursos. La Gobernación cruceña gasta alrededor de Bs 12.000.000 en programas para adultos mayores (mantenimiento a los asilos de ancianos, becas alimenticias y pago de algún personal). En palabras del director de Políticas Sociales, Duberty Soleto, se atiende a los 56 municipios, a través de casi 100 asociaciones de ancianos, a los que se trata de tener activos y llevarles programas sociales.

En el departamento hay tres asilos, uno en la ciudad (Asilo de Ancianos Santa Cruz, al que se aporta con Bs 1.000.000 al año), el de Comarapa y el de Jorochito. El más grande es el de la capital, con capacidad para 200 personas de la tercera edad, y que ya está al tope. “Al día llegan unas 12 solicitudes y se quedan esperando que alguien deje el espacio para entrar a ocupar”, dijo el funcionario y fue corroborado por la hermana Dorys Mesa, que con 75 años es una de las 12 monjitas que atienden a los ancianos.

La otra mala noticia es que las becas alimenticias que brindaban a las asociaciones fueron suspendidas hace seis meses por los recortes presupuestarios. Solo los tres asilos y seis comedores en provincias están recibiendo prediarios de Bs 15 por cada abuelito. “Solo para becas alimenticias se requieren Bs 5.000.000 para atender casi 15.000 ancianitos”.

Lo positivo

La directora municipal del Adulto Mayor, Danny Cadario, invitó a conocer los nueve centros que se levantaron desde 2012 paulatinamente y que están abiertos y trabajando de lunes a viernes en horario de oficina con atención médica, asesoría legal y actividades recreativas. “Cualquiera puede acudir sin costo, ni requisitos, basta con tener de 60 años para arriba, no necesitan personería jurídica ni nada”, informó además de confirmar la atención de emergencias las 24 horas llamando a la línea gratuita 800121111. “La mayoría se extravían”, dijo, a tiempo de indicar que en Facebook (www.facebook.com/AdultosMayores60/) se suben las fotos de las personas encontradas para que sus familiares las recojan.

EL DEBER visitó la central en el distrito 2 y conoció las nuevas instalaciones, la presencia de una dentista, de habitaciones para dar cobijo transitorio y los salones para actividades varias. En la oportunidad, un grupo de damas de cabellos cenizos bien perfumadas estaban elaborando moñas y vinchas que luego se ponen a la venta. De los programas para beneficiar al adulto mayor destacan la campaña para sacar certificado de nacimiento y cédula de identidad gratuita a quienes no los tienen en coordinación con Seresi y Segip. “Se ha hecho un esfuerzo para recabar por ellos los documentos necesarios y se ha conseguido dar validez a los informes sicológico- social, a visitas al médico y otros en lugar de ciertos papeles que quizá la persona ya no tenga”. Este avance es una gran cosa para los adultos mayores, pues con el documento de identidad ya pueden ser sujetos de derechos, como por ejemplo cobrar la Renta Dignidad.

La otra campaña es la de sensibilización sobre el trato preferente al adulto mayor en los medios de transporte público bautizada como Amigo estás ocupando mi asiento y gracias por ceder el asiento. En palabras de Cadario, se detectó esta necesidad dado que los jóvenes suben a los micros, se ponen audífonos y se hacen los dormidos para no ceder el asiento. Incluso resaltó que los dos primeros asientos del micro por ley pertenecen al adulto mayor.

En sus cifras, los nueve centros atendieron 192 casos legales este mes y más de 23.000 adultos mayores se beneficiaron de sus distintos programas en el primer semestre de este año.

Conclusiones
Culturas como la oriental privilegian el rol de los abuelos. Son vistos como fuente de sabiduría y su palabra es respetada y valorada. Pero en nuestro medio, prevalece la cultura del descarte y los adultos mayores son relegados o abandonados, como denunció el papa Francisco. Hay políticas, pero también mucho por hacer.

“Hay que pensar cómo vamos a llegar a ancianos”
Para Mónica Lohse, directora del Centro de Día para la Tercera Edad, la probablidad de vida ha aumentado en Bolivia, pero no la calidad de vida del adulto mayor. Podemos mejorar este aspecto para que este pueda ser compañía dentro de la casa y no vivir aislado.
“Somos seres humanos y necesitamos del calor familiar y su atención para tener buena calidad de vida. Y la preocupación no debe empezar a partir de los 60 años, sino cuando somos jóvenes, que es cuando nos debemos preguntar qué es lo que queremos llegar a ser cuando seamos ancianos y cómo vamos a llegar a esa edad. Somos curativos, pero no preventivos.
Para ella, cuando se pasa de la vida laboral a la pasiva de jubilado, hay un decaimiento. Por lo tanto, hay que generar otros proyectos para no caer en una vida sedentaria de estar “sentado en un sillón agarrado del control de la ‘tele’ y gastando más las pijamas”.
Lohse cree que a veces se ve más el deterioro cognitivo, físico y emocional en los hombres porque la mujer todavía sigue vital muchos años más, haciendo las cosas de la casa y teniendo estimulación motriz.
Concluye que “A veces los hijos nos equivocamos y pensamos que nuestros padres han llegado a una edad en la que ya no deben hacer nada, eso es un error garrafal. O cuando enferman, creemos que para qué se los va a estimular, y que en su silla de ruedas estarán bien. Hay que estimular al que es todavía un ser humano, que es parte de la familia y que puede hacer muchas actividades productivas, tener sueños y proyectos”.

martes, 8 de agosto de 2017

Analizan nuevo cambio de delito Carmen del Pilar Chacón descansa en paz

“Ha fallecido dignamente y al cuidado de sus amigos que la querían mucho”, informó ayer Scarly Ticona, amiga de Carmen del Pilar Chacón, la mujer que fue velada en vida por sus familiares en la funeraria Los Ángeles.

Tras seis días de permanecer en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) del Hospital del Tórax, cerca de las 10 horas del lunes, un paro cardiaco terminó con su vida luego de que presentara una leve mejoría, informó su hermano Federico Chacón, quien también es uno de los imputados en el caso.

La abogada Scarly Ticona y amiga de Chacón, minutos después de confirmarse la muerte, denunció que los representantes del Ministerio de Justicia nunca se hicieron presentes para coadyuvar con el tratamiento médico como se había comprometido la viceministra de Igualdad de Oportunidades Estefanía Morales.

“Ha fallecido dignamente y al cuidado de sus amigos que la querían mucho (…) nos vamos tranquilos, no como la otra vez que se la llevo aún con vida a una funeraria”, aseveró Ticona.

En la jornada del sábado, se conoció que los médicos del Hospital del Tórax pidieron que la paciente sea evaluada por un hematólogo y se le realice una tomografía para lo cual no se tenía recursos y los amigos de la señora estaban recolectando dinero.

DELITO

Son seis personas imputadas bajo el delito de “feminicidio en grado de tentativa” cinco de ellas están detenidas en diferentes centros penitenciarios de La Paz.

Paola Barriga, abogada de Federico Chacón, hermano de la mujer de 63 años, señaló que la tipificación del delito penal debe ser analizada luego de contar con el informe oficial de la autopsia.

Si se comprueba que el fallecimiento de Chacón fue a causa del maltrato o falta de cuidado por parte de los familiares, el tipo de delito penal puede cambiar y agravarse para los implicados en el caso.

Recordemos que en un inicio, el fiscal departamental minimizó el hecho al instruir que el caso sea investigado bajo la figura del delito de “homicidio piadoso”, que causó el repudio de la sociedad y tras una mejor investigación se modificó el tipo penal.

Karina Cuba, fiscal asignada al caso, reveló que se modificó el tipo penal, tras conocer el informe médico forense que menciona que Chacón presentaba una contusión en la cabeza.

HERMANO

La abogada Barriga informó que ya se tiene una orden de aprehensión en contra de su cliente pero esperan que la misma se active luego de que pase el entierro.

Federico Chacón es imputado debido a que fue uno de los que firmó el alta médica solicitada por los familiares, para sacarla del Hospital del Tórax el anterior miércoles y llevarla a la funeraria aún con vida.

Barriga explica que su cliente firmó dicha solicitud, debido a que una de las hijas de Chacón le aseguró que no había esperanza y el tratamiento por el cual su madre estaba internada desde el 22 de julio era muy caro, por lo que decidieron llevarla a su casa.

Pero no imaginó que su sobrina llevaría a su madre a una funeraria para que termine de agonizar.

Los primeros detenidos del caso fueron hija de Chacón, Claudia B. y su esposo Daniel T., además de Silvia B., tía de ambos.

El sábado por la madrugada corrieron la misma suerte, Joaquín B., hijo de Chacón; el gerente de la funeraria Los Ángeles, Antonio Chirinos, y Alicia Chacón, sobrina de la víctima.

jueves, 3 de agosto de 2017

¿Eres de la generación mimi?

Mi bienestar, mi felicidad. El abuso del pronombre posesivo en cada vez más aspectos de nuestra vida ha dado origen a la generación ‘mimi’. Y es que es una forma (egoísta) de ver la realidad que, sin darnos cuenta, hemos ido adoptando a través de las redes sociales. Es como si, al no compartir un momento especial, este dejase de existir por completo. ¿De verdad necesitamos la continua aceptación de la gente que nos rodea?

“Obsesionados por estar conectados, los ´mimis´ defienden una nueva forma de entender la vida, de expresarla y, también, de consumirla. Porque ahora cualquier recuerdo pasa por el filtro del móvil y toda decisión tiene un único fin: parecer ser feliz y, por supuesto, que todos así lo vean”, explica el psicólogo Jesús Matos.

Dentro de este perfil, el experto sitúa a todos los jóvenes de entre 18 y 31 años que permanecen siempre online.

De hecho, esta obsesión también ha llegado al mundo VIP haciendo que personalidades de la talla de Kendall Jenner o Gigi Hadid decidiesen tomarse unas vacaciones para ‘desintoxicarse’ de las redes sociales. Es más, ambas coincidían en la necesidad de darse un respiro y de recuperar el control de su vida. Al menos, de la que exponen en la red. Uno de los motivos por los que, por ejemplo, la modelo Essena O’Neill, de 18 años abandonase sus exitosas publicaciones, es haberse sentido consumida por las redes sociales. En concreto, ella confesó que para conseguir la foto perfecta hacía cientos de tomas, e incluso dejaba de comer si lo creía necesario. Su vida se basaba en aparentar otra muy distinta. Al final, decidió cortar con todo y promover la Real Life.

NO SABEMOS ABURRIRNOS. LO QUEREMOS TODO YA

“Vivimos en un mundo en el que prima la inmediatez. No nos educan para tolerar la frustración ni la incertidumbre. Queremos todo y lo queremos ya, pero no estamos dispuestos a esforzarnos por ello. No sabemos aburrirnos”, asegura Matos. “Es la época más fácil para estar conectado con cualquier persona desde cualquier lugar y, sin embargo, estamos más solos que nunca”, añade con rotundidad.

¿Y si esa constante búsqueda de felicidad y aceptación se hubiese convertido en nuestro mayor obstáculo? Según Matos, en los últimos años se ha incrementado el interés por el propio bienestar, y ese ansioso deseo de ser feliz se está convirtiendo en una obsesión. “Buscamos resultados inmediatos y nos cuesta tolerar la incertidumbre. Los problemas surgen cuando aparecen la tristeza, la ira o la ansiedad”, añade. Sobre esto, asegura que no somos capaces de aceptar que esas también son emociones necesarias para la supervivencia y que “desde el punto de vista biológico y evolutivo, estar siempre feliz es un gasto innecesario de energía, que se multiplica si, además, necesitas la aprobación de todos”. ¿La solución? Reconectar con nosotros mismos y con el mundo real. Algo que solo conseguirás olvidándote de las pantallas.

miércoles, 2 de agosto de 2017

El grito como daña a muchas familias

El grito sobreexcita nuestro cerebro, nos pone en alerta y atenta contra el sutil equilibrio de nuestras emociones. Lamentablemente, esa forma de comunicación hiriente basada en un tono de voz siempre elevado es algo muy común en el seno de muchas familias. Así, el malestar y las agresiones invisibles impactan en unos y en otros dejando secuelas muy profundas.

Decía el siempre genial Jardiel Poncela que quien no tiene nada que decir, lo dice a gritos. Sin embargo, por curioso que parezca hay quien no entiende otra forma de comunicación más que esa donde el grito le sirve para pedir el cubierto que está en frente, para llamar la atención del hijo que tiene al lado o incluso para comentar el programa de televisión que está viendo en familia. Hay personas que no saben comunicarse sin ansiedad, la de ellas o la que proyectan.

“No lo puedo evitar”, se justifican. Evitar levantar la voz escapa a su control porque es el timbre y es el tono que han escuchado desde la más tierna infancia, porque es el grito quien les ha servido desde siempre para hacerse notar, para marcar territorio para enarbolar la autoridad y también, por qué no, para canalizar rabias, frustraciones y egos contenidos que buscan válvulas de escape.

No por alzar la voz nos van a oír mejor, lo sabemos, pero a menudo se necesita del grito porque es la única frecuencia que conocemos para comunicar, el único canal con el que visualizarnos ante los demás sin saber que si uno grita es muy probable que el otro responda del mismo modo, dando forma así a una dinámica relacional desordenada y coercitiva. Algo que lamentablemente, abunda en muchas familias…

DESTRUYE LAS RELACIONES

El grito, más allá de lo que pueda parecer tiene una finalidad muy concreta en la propia naturaleza, tanto del ser humano como del resto de animales: salvaguardar nuestra supervivencia y la del grupo ante un peligro. Pongamos un sencillo ejemplo. Estamos en medio de la selva, paseando, disfrutando de ese equilibrio natural. De pronto, se escucha un grito, es un mono capuchino que emite un chillido agudo que se clava en nuestro cerebro.

Ahora bien, ese grito no solo sirve de “alarma” de aviso para los suyos. La mayoría de animales de ese entorno, al igual que nosotros reaccionamos con miedo, con expectación. Es un mecanismo de defensa que controla una estructura muy concreta del cerebro: la amígdala. Basta con escuchar un sonido agudo, un tono de voz elevado para que al instante esta pequeña área cerebral lo interprete como una amenaza y active nuestro sistema nervioso simpático para activar la huida.

Sabiendo eso, entendiendo esta base biológica e instintiva, podemos deducir ya lo que supone por ejemplo, crecer en un entorno donde abundan los gritos y donde la comunicación se produce siempre con un tono de voz alto.

El cerebro vive en un estado de alarma constante. La adrenalina siempre está ahí, la sensación de que tenemos que defendernos de “algo” nos sume en un estado de estrés crónico, de angustia permanente, desquiciante.

Por otro lado, lo que intensifica aún más esta realidad, es que ante un estilo de comunicación agresiva es común generar respuestas defensivas con la misma carga emocional, con el mismo componente ofensivo. De este modo, caemos consciente o inconscientemente en un círculo vicioso y en una dinámica tan destructiva donde todos acumulamos secuelas en esta compleja selva de las relaciones humanas donde la calidad de la comunicación lo es todo.

Familias que se comunican con gritos

Laura tiene 18 años y acaba de darse cuenta de algo en lo que no había caído hasta el momento. Habla con un tono de voz muy elevado. Sus compañeros de universidad le señalan a menudo que su voz es la que más se oye en clase

y que cuando están en grupo su forma de comunicar resulta algo amenazante.

Laura quiere controlar ese aspecto de su persona. Sabe que no va a ser fácil, porque en su casa, sus padres

y sus hermanos siempre se comunican de ese modo: con gritos.

No es necesario que exista ninguna discusión, sencillamente, ese es el

tono de voz con el que ha crecido siempre y al que se ha acostumbrado. Sabe también que en su casa, quien grita es quien se hace escuchar,

y que alzar la voz es necesario porque la televisión siempre está abierta,

porque cada cual está en sus cosas

y porque… no hay excesiva armonía.

En este caso, Laura debe entender

que no se puede cambiar una dinámica familiar de un día para otro. No puede cambiar a los demás, ni a sus padres ni a sus hermanos, pero sí a sí misma.

Lo que puede y debe hacer es controlar cognitivamente sus propio estilo verbal para entender que quien grita agrede, que no hace falta alzar la voz para ser escuchada y que a menudo, un tono de voz sereno y calmado sirve para conectar mucho mejor con los demás.

Con este sencillo ejemplo queremos dejar claro algo muy simple: en ocasiones, no podemos cambiar a quienes nos educaron, no podemos editar nuestro pasado o borrar esas dinámicas familiares donde el grito siempre estaba presente aunque fuera solo para preguntarnos la hora o cómo nos había salido el examen.

No podemos cambiar el pasado pero sí impedir que ese estilo de comunicación nos caracterice a nosotros en nuestro presente, en las relaciones de amistad

o pareja, en nuestros propios hogares.

LOS GRITOS DAÑAN

EL CEREBRO INFANTIL

Pedro González Núñez

“Por la ignorancia se desciende a la servidumbre, por la educación se asciende a la libertad”, dijo una vez Diego Luis de Córdoba. Sin embargo, la educación poco tiene que ver con la imposición y nada con el grito. De hecho, este último puede producir daños importantes en el cerebro infantil.

Porque educar gritando es poco útil, o al menos, así lo señalan diferentes estudios. Además, detrás de muchos de estos gritos solo se encuentra la impotencia de los padres para trasmitir la información que desean de otra manera. Así, los gritos son una liberación de energía que no se trasmite necesariamente al contenido que tratan de imponer y más cuando los receptores son los niños.

IMPOTENCIA

Autores, como Aaron James, afirman que gritar más no te hace tener más razón ni te confiere necesariamente una posición de ventaja en una discusión. Así lo ha confirmado en sus estudios, refiriéndose incluso al actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump. De esta manera, si queremos tener la razón, no será gritando como esta nos asistirá. Más bien habrá que razonar los motivos en vez de alzar la voz.

Por lo general, los gritos aparecen cuando alguien pierde el control. De manera que son el mensaje y el esta-do emocional los que se apoderan del control de la expresividad, haciendo que las formas emborronen precisamente el propio mensaje. Además, si con los adultos pasa, el efecto devastador de los gritos se vuelve exponencial cuando los receptores de los mismos son los niños.

SECUELAS IMBORRABLES

Ahora, según un nuevo estudio publicado desde la Universidad de Pittsburgh, se ha descubierto que estos gritos, especialmente cuando son emitidos con regularidad hacia el cerebro infantil, encierran un buen número de riesgos para su desarrollo psicológico.

Es decir, que todos aquellos que opten de manera frecuente por los gritos, con el objetivo de dirigir o regañar, están aumentando este riesgo del que hablábamos. De hecho, como consecuencia de los gritos es fácil que los niños emitan como respuestas conductas agresivas o defensivas.

El estudio fue llevado a cabo entre casi mil familias con niños entre uno y dos años. En él descubrieron que las formas de crianza que recurrían habitualmente a los gritos estaban asociadas con la aparición de síntomas depresivos y problemas conductuales durante su adolescencia, a partir de los 13 y 14 años.

De hecho, también publican que el grito no solo no minimiza los problemas, sino que los agrava. Por ejemplo, en lo referente a la desobediencia. Mientras, los padres más cálidos con sus hijos lograban que el impacto del grito se minimizase en gran medida.

Sin embargo, este no es el único estudio al respecto que se ha llevado a cabo. También, desde la prestigiosa Escuela de Medicina de Harvard, concretamente desde su departamento de psiquiatría, afirman que el maltrato verbal, el grito, la humillación o la combinación de los tres elementos alteran de for- ma permanente la estructura cerebral infantil.

martes, 1 de agosto de 2017

Cómo averiguar si su hijo será un psicópata (Con tan solo 5 años)



Cuando oímos hablar de psicópatas solemos pensar en el cine: Norman Bates, Hannibal Lecter, Jack Torrance. Nos dieron tanto miedo que recordamos sus nombres como si hubieran existido de verdad. Pero no hace falta ponerse delante de una pantalla para cruzarse con alguien capaz de dañar a la sociedad. “Puede ser el jefe, un compañero, la pareja, un vecino…”, dice la psicóloga Alicia Banderas, autora de “Pequeños tiranos” (Libros Cúpula, 2010) y miembro del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid (España).

“Podríamos definir al psicópata como la persona que carece de sentimientos importantes en el ámbito social, como la empatía o el cuidado de los demás. Para él, los otros son un medio para llegar a su fin”, señala Abel Domínguez Llort, psicólogo infanto-juvenil y director del gabinete Domínguez Psicólogos, de Madrid. Alicia Banderas también destaca como rasgo principal del prototipo de psicópata la carencia de empatía, y lo resume como “la imposibilidad de conectar con el dolor ajeno”.

La psicopatía se puede detectar a través de varios tests. Entre ellos están el clásico Test de empatía (Kerr y Speroff, 1954) y el Inventario de dureza e insensibilidad (Frick, 2004). Hasta hace poco se centraban solo en adultos y adolescentes pero, el año pasado, un equipo de investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia) se propuso averiguar si estas pruebas también son válidas para augurar futuras conductas problemáticas en niños de tan solo cinco años. Y resultó que sí, que los pequeños con resultados más alarmantes en los tests también eran los que presentaban más dificultades a la hora de reconocer expresiones faciales, y prestaban menos atención a la angustia ajena, lo que indica una mayor propensión a ser antisociales y agresivos en la adultez.



EL PSICÓPATA... ¿NACE O SE HACE?

Un estudio de 2015, realizado por psicólogos de varias universidades británicas y publicado en Biological Psychiatry, sometió a una curiosa prueba a 213 bebés de cinco semanas: los pusieron frente a un rostro humano y un objeto inanimado (una pelota roja) y anotaron cuál de las dos cosas atraía más su atención. Cuando cumplieron dos años y medio, pidieron a los padres que rellenaran un cuestionario sobre los rasgos emocionales de sus hijos. Tras cruzar los datos, se dieron cuenta de que los niños con mayor índice de rasgos de dureza e insensibilidad eran aquellos que de bebés habían centrado una mayor atención en el objeto inanimado.

“Los psicólogos estimamos que el 50% de este trastorno tiene un origen genético, sobre todo en cuanto a la frialdad, pero luego hay una parte ambiental y educativa, que responde al otro 50%”, sostiene Alicia Banderas. Al margen de los experimentos científicos, hay detalles que se manifiestan en el día a día de los niños. "Los primeros indicadores se dan en torno a los cinco o seis años de edad -señala Banderas-. Puede haber más brotes en la preadolescencia, más o menos a los 10 años, para luego irrumpir hacia los 15".

Estos son algunos de los comportamientos que aparecen más temprano, y pueden estar advirtiendo a los padres de que su hijo es un psicópata en potencia:

Es cruel con los animales: Esa actitud es una clara muestra de su falta de empatía con el dolor ajeno. “También es posible que exprese esa crueldad con otros niños e incluso con bebés”, indica Abel Domínguez Llort.

No tiene remordimientos: Ni se arrepiente de sus malas acciones, ni tiene sentimientos de culpa. “Puede llegar a pensar que la otra persona se merece lo que él le ha hecho”, dice Banderas.

Es insumiso: Desafía los límites, las normas y la autoridad en general. “He visto a muchos niños que dicen: ‘Quién se ha creído que es mi madre para decirme que no vaya a una fiesta’. Someten a los padres y terminan confundiéndose los roles: el hijo es quien acaba mandando”, añade la psicóloga.

Cuando algo no le sale bien, lo destruye: Se frustra con facilidad. Alicia Banderas pone un ejemplo: “Si está jugando con piezas de construcción y lo que quiere hacer no le sale, es capaz de tirarlo todo. No sabe autorregular sus emociones”.

Se cree el centro del mundo: Es muy egocéntrico y exigente: lo quiere todo y lo quiere ya. “Y cuando no lo obtiene, agrede, insulta o escupe", dice la especialista.

Es vengativo: Piensa que merece tener privilegios, y cuando considera que han sido injustos con él, su respuesta es hacer daño. “Tuve un caso en el que el niño había roto unas cartas manuscritas porque sabía que tenían mucho valor sentimental para su madre”, recuerda Banderas.

Miente más que habla: “Como quiere salirse con la suya, utilizará una mentira, pero para taparla tendrá que utilizar cien más”, asegura la experta.

Los castigos le resbalan: “Aunque tenga que estar una semana sin usar la tableta, le da igual. Antepone su objetivo a las posibles represalias, porque ante estas buscará una venganza y hará el mal, que es lo que le mueve”, dice Banderas. "No son niños felices -añade- y cuando les castigan no se sienten peor, porque ya se sentían mal antes de ese momento".

¿Ha reconocido a su hijo en este repertorio de señales? No se asuste, está a tiempo de reconducir la situación. Los expertos sostienen que el componente antisocial de la psicopatía se puede revertir. Domínguez Llort recomienda intensificar el entrenamiento de la empatía (“hacerles ver las consecuencias que han tenido sus acciones”) y de las habilidades sociales (“para que el niño aprenda a decir las cosas de forma asertiva, pidiendo lo que necesita pero sin hacer daño a otros”).

A modo de prevención, “en las casas hay que poner unos límites”, afirma Banderas. “Por ejemplo, mediante lo que llamamos ‘economía de fichas’: para ganar derechos, tienen que cumplir con obligaciones. Hemos visto que esta frialdad y esta tiranía se expanden más en familias muy permisivas y también en el otro extremo, en familias muy autoritarias”.

“Podemos leerles cuentos especialmente creados para inculcar esas habilidades sociales”, aconseja Domínguez Llort, así como "fomentar el trabajo en equipo, ya sea en el ámbito del deporte o haciendo excursiones. Es fundamental dar el ejemplo: que vean que la solidaridad es buena. Hay que pedir a los hijos, por ejemplo, que compartan sus chuches, aunque ellos no vean la necesidad de hacerlo. También debemos ayudarles a enfrentarse a determinados mensajes que nos envía la sociedad y que empujan al individualismo”.

Hacer crucigramas rejuvenece

Las personas mayores aficionadas a los pasatiempos de palabras son mejores en tareas relacionadas con la atención, el razonamiento y la memoria, según un estudio.

Las personas mayores que hacen con regularidad juegos de palabras, como los crucigramas, tienen un cerebro 10 años más joven que lo que corresponde a su edad, según un gran estudio online realizado en Gran Bretaña. Los participantes, personas sanas a partir de 50 años, mostraron ser mejores en tareas relacionadas con la atención, el razonamiento y la memoria.

Expertos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Exeter y del Kings College de Londres analizaron datos de más de 17.000 mayores de 50 años o más, presentados en un gran experimento por Internet para evaluar los aspectos centrales de la función cerebral.

El equipo preguntó a los participantes con qué frecuencia hacían crucigramas, autodefinidos u otros juegos de palabras. A partir de sus resultados, comprobaron que los que tenían estas aficiones respondían con capacidades propias de personas 10 años más jóvenes en las pruebas de velocidad de razonamiento gramatical y precisión de memoria a corto plazo. Así lo anunciaron en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer 2017, que se celebra en Londres.

Suegras tóxicas?

¿Es un mito urbano pensar que las suegras son entrometidas, controladoras y matriarcas sobre cuando se trata de sus hijos hombres? Pues parece que no, y aunque no todas son así, existen algunas que realmente sí son de temer y esto acarrea muchos problemas sobre todo si el hijo no pone freno a esa intromisión.

También existen nueras que son terribles, si que las hay, pero en esta edición abordaremos el tema suegra, sobre todo cuando son tóxicas.

Para la psicóloga Cristina Rubín de Celis, todo comienza desde el Complejo Edípico no resuelto: la madre “mujer ideal”, “mujer omnipotente”, la que domina en la opinión de los protagonistas de la familia nuclear que busca consciente o inconscientemente anular a la nuera.

“No olvidemos que el machismo comienza con la M de mamá, por lo tanto, el hijo que permite que su mamá se entrometa en su hogar, proviene de una madre machista”, explica la psicóloga.

Lastimosamente, en la mayoría de los casos, los hijos de mamás controladoras y dominantes se dan cuenta de esa intromisión después de uno o varios fracasos matrimoniales o de pareja. Lo más irónico de todo es que el hijo también pierde porque está al medio de dos mujeres que quiere. Las mamás deben pensar en eso también, si terminan con la relación, su hijo sufrirá.



¿Tóxica?

En el último tiempo se ha escuchado mucho el término tóxico cuando se habla de ciertas personas que puede ser desde un amigo, un novio, una novia, una hermana, e incluso se habla de familias enteras. En el caso de la suegra, Rubín de Celis explica que es aquella que se convierte en la perfecta saboteadora de la felicidad matrimonial de su hijo.

“Una suegra tóxica es la que va criticando a magnitud los defectos de la nuera con su hijo, incluso argumentando lo irreal para convencerlo de los defectos de su esposa, y también lo hace con los demás miembros de la familia, haciendo que todos vean a la nuera como la mujer defectuosa, por supuesto jamás miembro de su ´perfecta´ familia”, explica la psicóloga y nada más cierto que eso, sobre todo en sociedades como la nuestra.

Los expertos apuntan que los problemas surgen cuando en el clan hay celosos, con tendencia a amargar a los demás o cuando la mamá siente que pierde a su hijo cuando esté se casa.

“En realidad, no sólo se trata de celosos o de amarguras, si no de envidias y ambiciones. Generalmente ocurren estos casos, cuando la nuera pertenece a otro contexto social (cultural o económico) que moviliza complejos ya sean de superioridad o de inferioridad.

Parte de un menosprecio inconsciente de la madre por si misma ante el hijo (ya no seré la mejor mujer para mi hijo, por lo tanto, debo extinguir a esta mujer)”, asegura.



Testimonios y ejemplos

Quienes han tenido o tienen la desdicha de tener una suegra con esas características, saben que es un verdadero dolor de cabeza y un problema serio porque pone en peligro la unión de la familia, sobre todo si el hijo no pone un alto a esta situación y hacerlo una misma, es difícil también.

M realizó un sondeo con 25 mujeres casadas para saber cómo se sienten con relación a su suegra y sí la consideran tóxica. Trece de ellas dijeron tener suerte porque tienen una buena suegra y 12 aseguraron lo contrario. A continuación te contamos algunos ejemplos de las actitudes que tienen algunas suegras que fueron contadas por nuestras encuestadas, quizá con algunos testimonios te sientas identificada.

“A mi suegra parece que le encanta hablar de las ex novias o ex parejas de su hijo y lo hace en presencia de todos. A veces nombra a nuevas mujeres de forma intrigante, supongo que es para generar desconfianza y malestar entre nosotros”, cuenta una de las esposas que participó de nuestro sondeo.

También, aunque puede sonar exagerado, existen mamás que dan consejos maliciosos al hijo con el fin, inconsciente en muchos casos, de separarlo de su pareja.

“Mi suegra le dice a mi esposo que salga con sus amigos, la escucho decir: tienes derecho…” o le dice “no le des dinero, malgasta tu plata… si quiere algo que trabaje y se compre”, “Hijito abrí una cuenta a tu nombre sin que se entere”, cuenta otra encuestada.

La pena es que estas “recomendaciones” en muchas ocasiones son tomadas en cuenta por el hijo que sigue los “consejos” de su madre posesiva y dominante, madre que quizá pasó por esos daños.

La psicóloga asegura que las mamás que inducen al hijo a infidelidades, se deba quizá a que la suegra quiere que su nuera padezca lo que ella posiblemente sufrió de niña o en su matrimonio.

“Induce al hijo a que beba, en algunos caso hasta que insulte o golpee a su esposa como ella vivió, y argumenta: si te perdona y sigue contigo después de eso es porque te ama de verdad, así como yo soporté a tu padre”, dice Rubín de Celis y aunque pueda sonar extremo, si pasa en la realidad.

Otra de las participantes del sondeo cuenta un tanto amargada que es evidente cuando su esposo viene con el “cerebro lavado”.

“Conozco bien a mi esposo y es tan obvio cuando quiere seguir el consejo de su mamá. Por ejemplo decidimos comprar un sillón y estamos contentos con ese hecho, pero de repente (cuando vuelve de la casa de mi suegra) ha cambiado de opinión y me dice: estamos gastando mucho….creo que es un capricho tuyo…no es necesario, etc.,”.

Esta es una realidad también ya que como dice la Psicóloga consultada por M existen algunas suegras que incluso quieren controlar la actividad económica del hijo en su matrimonio, queriendo manejar o dirigir las finanzas y otras se inmiscuyen en cosas relacionados directamente con la casa de su nuera.

“Nos compramos un departamento y mi esposo quería darme una sorpresa entonces como es tan unido a su mamá ellos compraron el living, el comedor, los edredones para nuestra cama, etc. Es demasiado, mi esposo y sus hijos no han cortado el cordón umbilical con su mamá”, asegura una de las 25 mujeres que participaron del sondeo.

Otra dice bastante molesta que su suegra es demasiado machista y que tiene actitudes terribles.

“Me vive diciendo cómo debería hacer las cosas, se entra a mi casa sin tocar la puerta y me dice que tengo que atender a su hijo, pero lo más terrible es que siempre se hace a la enferma para manipular a sus hijos y así lograr que ellos estén pendientes y al servicio de ella”, cuenta.

Así existen miles de situaciones que generan malestar en las nueras, los ejemplos podrías ser interminables, pero como en todo, tendrá que ser hasta donde uno lo permita, aunque obviamente el primero que debe poner orden es el hijo, pero en la práctica no es así ya que vienen de mamás dominantes y controladoras.

Actitudes intolerables

Por lo general las suegras tóxicas tienen actitudes comunes que por su puesto causan mucha molestia en sus nueras y es que algunas sobrepasan los límites del respeto al prójimo y hasta rayan en la mala educación.



1 “Le traje su comida favorita”. Rubín de Celis asegura que de forma muy celosa, quieren competir y marcar territorio con el hijo ante la nuera, para marcar tiempos y territorios, que el hijo festeja y no limita. Obviamente la esposa jamás podrá igualar esa receta familiar, ese toque especial que tiene los platos de su mamá. Es una pérdida de tiempo competir en realidad, cada una tendrá una forma distinta de sazonar.



2 Abren la heladera. “Este hecho parte no sólo de la mala educación, mala costumbre, si no de un abuso de confianza. Esto crea por supuesto susceptibilidades “por qué miró”, “qué quería encontrar” “seguro me va a criticar”. Si la suegra no aporta con la alimentación del hogar de su hijo y aunque así fuera, no tiene por qué opinar sobre el contenido u orden de la heladera”, dice la psicóloga.



3 Su hijo nunca tiene la culpa. Cualquier error del hijo o mala conducta, para la suegra tóxica no tendrá importancia, (por el contrario, la festejará), ya que no aceptará que la nuera trate de mostrar o corregir errores en la educación de su hijo.

“Uno de los mayores problemas que afectan a la vida de pareja es cuando las suegras socapan conductas de su hijo y peor aún las justifican. Y en sociedades machistas como la nuestra suele ser común que no tenga nada de malo que “su pobre hijo” que “trabaja como burro” pueda irse de parranda cada que le viene en gana y pueda llegar a la casa cuando quiera y en el estado que quiera, pero si la nuera sale de casa “es una mujerzuela”, explica Rubín ce Celis.



4 La suegra que siempre critica a su o sus nueras. Siguiendo el dicho: dime de qué pregonas te diré de qué careces. Las personas que critican son las que anhelan tener lo que el otro hace o tiene, en este caso son las suegras que quisieran mantener al hijo a su lado haciendo lo que la nuera hace, pero “hace mal”, ya que para ellas son catalogadas de imperfectas en todos los sentidos, porque son las que “arrebataron” a su hijo de sus brazos.

Con este tipo de suegra nunca se tiene las de ganar. Hagas lo que hagas siempre está criticando y hablando a las espaladas. Además tienen habilidades para poner al hijo “en contra” de su esposa y la familia de ella conduciendo a susceptibilidades, incluso a “dimes y diretes”, asegura la psicóloga.

La mayoría de estas suegras tiene también la habilidad de lanzar indirectas tóxicas en reuniones familiares, pero nada peor que la suegra que pone sobrenombres peyorativos a las nueras, realzando defectos físicos.



5 Constantemente monitorean lo que la nuera hace. Parece extremo pero sí existen suegras que parecen pertenecer algún servicio secreto.
¿Qué hacer?

La psicóloga asegura que el primer paso lo debe dar el hijo. “Él debe confiar en su mujer, recordar con qué ilusión se casaron. Luego, debe mantener distancia, física y emocional. Vivir lejos de ella, llamarla día por medio o 1 vez al día pero no para contarle de su vida matrimonial o sus finanzas y es que no es aconsejable, prudente y racional, comentar los problemas maritales a los padres o familiares, a no ser que sean casos extremos y de ayuda inmediata”, dice Rubín de Celis a tiempo de recalcar que aquel hijo que comenta sus problemas a su madre, no puede esperar que ésta sea neutral y además porque abrirá espacios de intromisión a la relación de pareja y de mayor crítica a la nuera.

La clave para evitar que haya conflictos en la pareja y que el problema sea la suegra está en educar a los hijos en valores de libertad, sin posesión ni límites y con sentido de independencia y de la autoexploración absoluta, para que pueda vivir en libertad.

“El lazo de madre e hijo es irrompible, esta suegra tóxica doblegará al hijo con chantajes emocionales y el hijo, aunque mantenga distancia o se coloque en posición neutral, sentirá culpa. El hijo es quien debe mantener distancia, y marcar espacios y roles. De no funcionar estas opciones, la nuera de manera diplomática y directa deberá marcar su territorio si quiere que en su hogar reine la armonía.

“Ambos deben dialogar y ser firmes en la convicción del amor de pareja para que exista fortaleza en su matrimonio”, aconseja la psicóloga.

Pax Dettoni en su obra “La inteligencia del corazón”, dice que la libertad y la felicidad están en muchas ocasiones en esas milésimas de segundo entre el momento en el que recibimos un estímulo que nos enfada y el que reaccionamos. Si bien la autora está consciente de que no se deben reprimir las reacciones, pero sí se debe aprender a gestionarlas con reglas de educación emocional. Pax Dettoni apunta a que «quien no es dueño de sí mismo nunca será libre» y propugna que cuando se sienta un ataque por parte de la suegra por ejemplo, se respire profundamente, se sienta en el cuerpo la emoción y se espere a que se pase el enfado para decidir cuál es la mejor reacción. Algo que en muchos casos pasa por esbozar una sonrisa y no hacer nada más. Pero como mencionamos antes tampoco es bueno callar y dejar que te digan y hagan lo que quieran.

Definitivamente si tu marido no tiene los pantalones para delimitar su vida y la de su esposa e hijos, tendrás que armarte de valor y hacerlo tú para defender tu familia, puedes hacerlo de forma educada y respetuosa, pero tajante. De hecho, una persona hará lo que se le permita hacer. Si desde el primer episodio se le dice, amablemente, que no se entrometa en asuntos que no le incumben, hay más posibilidades de que eso quede solo como una anécdota, tal y como dice el refrán, mejor un momento colorado a mil amarillos.

Cuidados del niño en invierno



Las enfermedades respiratorias, los procesos gripales y catarrales son las patologías más frecuentes que tratan los pediatras en las consultas cuando llega el invierno. Para abordar este tema, es necesario saber por qué enferman más los niños en esta temporada, conocer las enfermedades más comunes, cómo prevenirlas y los errores típicos que cometen los padres.



¿POR QUÉ LOS NIÑOS ENFERMAN MÁS EN INVIERNO?

“No es el frío por sí mismo el que nos enferma, pero sí propicia a que los virus se reproduzcan más rápidamente”, explica a M de Mujer el pediatra Moisés Ismael.

El especialista ejemplifica también una de las situaciones más comunes: “como hace frío, tendemos a mantener a nuestros niños mayor tiempo dentro de casa, usualmente en ambientes cerrados. Al estar conviviendo varias personas en una habitación cerrada, es mucho más probable que pasen los virus de una persona a otra a través de gotas de saliva al hablar, estornudar o al toser”.

Ismael expone que en invierno, nuestro sistema de defensas es menos efectivo: los cilios, que son las pequeñas vellosidades que tenemos en la nariz, tienden a moverse menos y son menos efectivos en filtrar el aire que respiramos. “Los niños pequeños son particularmente susceptibles a enfermarse en invierno porque su sistema inmune es inmaduro, con menor capacidad para defenderse. Además sus vías aéreas son muy pequeñas, tienen más glándulas secretoras por centímetro cuadrado y esto hace que generen mayor cantidad de secreciones, lo cual los hace más susceptibles a desarrollar problemas obstructivos o neumonías”, indica.



LAS ENFERMEDADES MÁS FRECUENTES Y CÓMO PREVENIRLAS

Ismael señala que las enfermedades más comunes son principalmente las de vías respiratorias como la gripe, faringitis, amigdalitis, bronquitis, neumonía, otitis y bronquiolitis.

Para prevenirlas, el especialista recomienda:

• Lavado frecuente de manos, sobre todo si limpiamos la nariz de nuestros pequeños, antes de tocar diferentes objetos, después de estar en contacto con mucha gente en la calle o en el trabajo (evitar la propagación del virus a través de las manos).

• Ventilar la habitación periódicamente abriendo ventanas, permitiendo que circule el aire (aunque haga frío).

• Utilizar productos de limpieza para evitar que los diferentes objetos en la habitación permanezcan contaminados por los agentes infecciosos.

Desde el portal EFE Salud recomiendan otros cuidados como:

• Evitar los cambios bruscos de temperatura y mantener la casa templada: no utilizar la calefacción a tope, sino permitir al organismo que utilice sus propios mecanismos reguladores de adaptación al frío.

• Mantener la casa con un adecuado nivel de humedad, el ambiente seco agrava las enfermedades respiratorias.

• Abrigar lo justo: evitar tanto el exceso de abrigo en ambientes calefaccionados como la falta de abrigo en la intemperie. Cubrir boca y nariz al salir a la calle o a espacios libres.

• Dentro de lo posible, mantener al niño alejado de personas enfermas.

• Evitar que comparta utensilios con otros niños como vasos, platos, cubiertos, toallas y por supuesto chupetes.

• Incluir en la dieta infantil frutas y verduras, especialmente alimentos ricos en vitamina A y C.

• Otra medida preventiva es la vacuna contra la gripe. Se recomienda solo a los pequeños que padecen ciertas enfermedades crónicas, a partir del sexto mes de vida. /



LOS ERRORES MÁS COMUNES DE CUIDADO EN TEMPORADAS FRÍAS

Muchas veces los padres caen en el error pensando que más bien están realizando un acierto. El pediatra Moisés Ismael señala y explica cuáles son los más comunes:

Uno de los principales errores es mantener a nuestros pequeños en habitaciones cerradas, usualmente conviviendo con varias personas (algo que se denomina hacinamiento). Al no ventilar las habitaciones, se facilita la propagación de los virus, además de la aparición de otros organismos como hongos y bacterias.

Evitar el contacto con el agua, no lavando o bañando a nuestros pequeños: muy común el dicho “nadie se muere de frío” lo cual hace que vayan propagando el virus por toda la habitación, propiciando el contagio al tocar otras personas los objetos contaminados (libros, ropa, juguetes, manijas de las puertas, teléfonos, etc. El contagio no solo es a través del aire, sino también por objetos contaminados.

La automedicación. No ir a la farmacia y pedir al dependiente que nos venda un medicamento para el resfrío. Sobre todo no dar antibióticos sin haber visitado al pediatra de su confianza. Recomienda no seguir consejos de la amiga, del vecino, de la prima sobre qué le hace bien a su niño.

Enviar al niño enfermo a la escuela, solo están contribuyendo a propagar el agente infeccioso entre los compañeros de clase.



MOISÉS ISMAEL

“Los niños pequeños son particularmente susceptibles a enfermarse en invierno, porque su sistema inmune es inmaduro, con menor capacidad para defenderse”.

“El contagio no solo es a través del aire, sino también por objetos contaminados”.

El Dr. Moisés Ismael Cuzmar es pediatra y cirujano pediatra. Trabaja en el Centro Clinimed (Cochabamba).

moises.ismael@gmail.com



Con datos de EFE Salud


jueves, 13 de julio de 2017

Cuidar a los hijos agota más que trabajar

A los padres no nos hace falta ningún estudio que lo confirme y, sin embargo, varias investigaciones corroboran esta queja eterna: el cuidado de los hijos es mucho más agotador que el trabajo.

Los padres sufrimos muchos de estos síntomas: agotamiento físico y emocional, falta de sueño, fatiga, estrés, abatimiento, frustración... Y es que criar a los niños requiere un esfuerzo como para correr un maratón... ¡y no es exageración!

El cuidado de los hijos nos deja más agotados que el trabajo

He vivido épocas de trabajo agotador, jornadas en las que comenzaba a las 9 de la mañana y terminaba a las 3 de la madrugada, para volver a mi puesto a las 9 de la mañana. Jornadas eternas en las que el reloj parecía avanzar revolucionado mientras el trabajo seguía encima de la mesa. Y, sin embargo, nunca he estado tan cansada como cuando me convertí en madre. Las jornadas no son de 8 horas, ni siquiera de 16, las jornadas de los padres duran 24 horas, 7 días a la semana, 365 días al año. Sin un día de vacaciones, no hay días de descanso, puentes o festivos. Es una labor reconfortante, dura y difícil en ocasiones, reconfortante y llena de sentido todo el tiempo. Un estudio realizado por la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica, reveló que el cuidado de los niños deja más cansados a los padres que realizar ejercicio físico de alto impacto. El estudio analizó a 2000 padres, el resultado fue que:

1 de cada 10 padres afirmaba que el cuidado de los niños genera agotamiento físico y emocional.

13% de los encuestados sufrió los síntomas clásicos del agotamiento.

Un 12,9% de las madres afirmó que el cuidado de los hijos es mucho más agotador que el trabajo, frente al 11,6% de los padres.

Este no es el único estudio al respecto, el Pew Studies Center Analysis obtuvo los mismos resultados. Un 12% de los encuestados afirmó que el cuidado y educación de los hijos es una actividad muy agotadora, mientras que el trabajo remunerado lo es sólo para el 5% de los encuestados. Sin embargo, a pesar del cansancio, la fatiga y la falta de sueño, es una actividad que llena de sentido para el 62%, mientras que el trabajo sólo lo es para el 36%.

CÓMO COMBATIR EL AGOTAMIENTO Y EL ESTRÉS

El estrés nos acompaña durante gran parte de nuestra vida, sobre todo en nuestra vida como padres. Ese agotamiento físico y mental, esa sensación de no poder más y, sin embargo, seguir levantándote todos los días para poner toda la energía que tenemos en el cuidado de nuestros hijos puede ser menor.. sí, sí... Podemos vivir la maternidad y la paternidad sin esa sensación de estar corriendo un maratón, para ello necesitamos poner en práctica estos trucos caseros:

Hacer respiraciones: las respiraciones profundas y relajadas combaten el estrés y descienden el ritmo cardíaco.

Música: la musicoterapia funciona ya que consigue relajarnos y bajar la presión arterial.

Tiempo fuera: concedernos a la semana un tiempo sin niños, por pequeño que sea, para dar un paseo, tomar un café con una amiga y reirnos, ir al cine o a clases de pilates.

Masajes: el estrés y el agotamiento físico tienen un impacto sobre los músculos, que se van agarrotando y acabamos sufriendo contracturas, lumbalgias o dolores cervicales. Concederte un masaje tanto terapéutico como relajante de vez en cuando te ayudará descargar la tensión sobre tus músculos.

Y, sobre todo, dejar de flagelarnos porque no llegamos a todo, en realidad, lo importante es que nuestros hijos crezcan felices, lo demás, podemos pasarlo a un segundo plano.

martes, 11 de julio de 2017

Ceberio: ‘Poné límites a tus hijos con amor, no con enojo’


El sicólogo argentino autor de libros con títulos sugestivos como También los superhéroes van a terapia y Cenicientas y patitos feos, que trata sobre la desvalorización personal a la buena autoestima, habló con EL DEBER.

¿Cómo se deben relacionar los padres con sus hijos adolescentes?
Los padres deben tener un voto de autoridad y eso tiene que ver con una posición donde puedan poner límites, pero bajo una relación de amor, no a través del enojo. En determinados momentos hay que explicar por qué se coloca un límite, pero en otros hay que ponerlos sin dar explicaciones. Por ejemplo, puedo decirle a mi hijo: ‘mirá puedes tomar una cerveza pero no más de esa porque estás formándote y el alcohol no es saludable’.
Pero supongamos que el hijo se excede con el alochol, ahí uno debe decir: ‘sabés qué, no vas a salir por dos semanas, ¿por qué?, porque soy tu padre y te digo que no’. Así, porque ya se le explicó y se extralimitó. La primera es una puesta de límites explicada y la segunda es enérgica, es una orden y las órdenes no se discuten. Ojo, esto es diferente al padre autoritario que dice ‘no’ de entrada y nunca explica el por qué.
Hay que poner los límites y sostenerlos, si uno dice que no, es no, pero si cede, ya está perdiendo autoridad.

¿Qué deben modificar los padres que buscan un cambio en sus hijos?
Uno de los grandes temas son los intentos de solución que fracasan, de los padres sobre los hijos. Si quiero mejorar a mi hijo en algo pero intento lo mismo varias veces sin resultado, por ejemplo si le explico diez veces que no debe beber alcohol pero igual lo hace, entonces soy cómplice de ese comportamiento.
Cómo pueden esperar un cambio en los hijos si ellos no varían la forma de su estrategia. Yo recibo a padres que me dicen “nuestro hijo es un vago, no se levanta temprano, tiene 21 años y no quiere trabajar”, pero me cuentan que le regalaron un auto, le daban gasolina, le pagaban un ‘sueldo de hijo’, le dieron cuarto con wifi y tele pantalla plana... yo les digo en broma: ¿ustedes no me quieren adoptar? Se mueren de la risa y luego se quedan congelados; se dan cuenta que estos chicos estarían locos si abandonan semejante comodidad. El deseo se instaura cuando hay falta, si no, no hay deseo.

¿Es un error eso de ‘quiero darles todo lo que yo no tuve’?
Siempre hay que dejar que algo falte para que los chicos puedan generar ese deseo y se puedan independizar, si no, siempre estarán bajo el ala de los padres.

¿Cómo estimular la comunicación con chicos ensimismados ?
Hay que usar cierto grado de estrategia, no encararlo de frente, sino ir con una ganzúa y entrar por la puerta trasera. Primero identificar sus gustos de música, deportes u otros temas, que a lo mejor no nos interesan, pero podemos entrar a internet y asesorarnos para poder hablar sobre eso. Una vez se entabla cierto grado de conversación, se puede hablar de otros temas.

¿Se puede usar la tecnología para relacionarse con los hijos?
Mucha gente que no es nativa tecnológica ha satanizado la tecnología y vanagloriado el contacto cara a cara; no podemos ir contra los avances tecnológicos; podemos utilizarlos como uno de los temas con ellos, preguntarles sobre Snapchat, Twitter, Youtube, Facebook. Puede ser una puerta de entrada para interrelacionarnos con ellos, así como valorarlos por lo que saben. Hay que capitalizar la tecnología.

lunes, 10 de julio de 2017

Impulsividad entre padres e hijos

La impulsividad es un estilo cognitivo, siendo la expresión o predisposición a reaccionar de forma inesperada, rápida y desmedida, ante una situación externa que puede resultar amenazante o ante un estímulo interno propio del individuo y no disponer de una reflexión previa ni tomar en cuenta las consecuencias que puedan provocar sus actos. ¿Porque se analiza este término que se aplica en la psicología en la relación padres e hijos?, porque hoy en día con la conflictividad existencial y los peligros latentes y acuciantes que generan las drogas, el alcohol, el delito y la propia estabilidad emocional, los diálogos entre ellos se tornan difíciles y con proclividad a la impulsividad.

En la impulsividad predomina la baja tolerancia que es un requisito fundamental y sine qua non (condición imprescindible), para el diálogo fructífero, entonces, se da presencia activa a la falta de control de impulsos, a comportamientos agresivos. Padres e hijos impulsivos ingresan a un marco en el cual sus reacciones son imprudentes, arriesgadas, poco reflexivas, insensatas, inconscientes, rápidas e irresponsables. Otra pregunta insoslayable seria: ¿Cuáles son las características de la impulsividad que frustra los diálogos necesarios para componer estados y situaciones del diario vivir?, entonces, se decanta en: personas que hacen exclamaciones constantemente y responden antes que se culmine el planteamiento de la pregunta; personas que no pueden guardar su turno para hablar y son intolerantes a la espera; personas que interrumpen o se entrometen en los asuntos de otros, personas que hablan en exceso sin contenerse en situaciones sociales.

Todas las características precitadas deben relacionarse al origen de las mismas, encontrando su raíz genética o por déficit de serotonina, que es una sustancia presente en las neuronas y realiza funciones neurotransmisoras, los síndromes psicopatológicos, el trastorno de definición atencional con o sin hiperactividad, el trastorno bipolar, el trastorno por control de impulsos, los comportamientos antisociales y el trastorno por dependencia a las drogas o al alcohol.

La impulsividad y la búsqueda de sensaciones novedosas son, generalmente, altas o frecuentes en la adolescencia y bajas o infrecuentes en el transito adultez-vejez. Los padres deben estar exhaustivamente atentos cuando se producen estos desbordes para extraer conclusiones y ayudar sus hijos o ayudarse a sí mismos, identificando si aquellos desbordes son disfuncionales o funcionales, porque la disfuncionalidad en los jóvenes afecta a su potencial intelectual innato y por ello con su impulsividad acumulan problemas en el aprendizaje, el cual les permite desarrollar a su potencial, siendo afectadas las competencias vinculadas a su inteligencia consolidada pero no a las de inteligencia fluida. Los padres deben identificar que los resultados académicos, la desconfianza por los demás y los sentimientos de ira son variables por la acción de la impulsividad disfuncional, aunque ambas, la disfuncional y la funcional, propician en los adolescentes respuesta agresivas, empero, la primera está vinculada con el aspecto cognitivo (hostilidad) de la agresividad y la segunda con aspectos emocionales. Si padres atentos visualizan el síntoma pueden ayudar fehacientemente a sus hijos pues conocen el origen y pueden hablar de ello con diáfana franqueza y seguridad creando en los adolescentes una confianza emergente que no se la esperaba, empero, se insiste que requiere trabajo por parte de los padres.

En las situaciones de incertidumbre o ambigüedad, el individuo proclive a la impulsividad debe elegir entre actuar, aunque cometa errores, o solo dar los pasos que considere y evalué como correctos, minimizando los errores. Por ejemplo la ansiedad es una emoción que se presenta en todas las edades y actúa como un sistema de protección que ayuda a reaccionar ante estímulos de peligro. Los niveles de ansiedad en la etapa de adolescente se elevan constantemente por lo que se explican los cambios biológicos, anatómicos y psicológicos, entonces, los padres que conocen este proceso natural obtendrán éxito en sus diálogos, tomando en cuenta que un estilo de padres autoritarios se asocia ineluctablemente con niveles de impulsividad en los hijos.

jueves, 15 de junio de 2017

Abandono a ancianos es una forma de maltrato

Según adultos mayores, entre los hechos más comunes de maltrato que reciben se encuentran el abuso económico y la violencia psicológica y en la mayoría de los casos no son denunciados porque se trata de sus propios familiares. Asímismo, establecieron como un tipo de maltrato el abandono, que según mencionan, es cada vez más recurrente.

Manifestaron que cuando se habla de maltrato hacia los adultos mayores no sólo se hace referencia a situaciones violentas, sino que también uno de los aspectos más frecuentes es el “abandono”, tal como lo refleja el Hogar del Adulto Mayor “María Esther Quevedo”, situado en la calle Indaburu, colindante con la calle Jaen, al norte de la ciudad, en sentido de que en su mayoría los ancianos son abandonados.

Según el relato del personal del Hogar Quevedo, en muchas ocasiones, los propios hijos de los ancianos llevan a sus padres al albergue, como si los hubieran encontrado en la calle en situación de abandono y cuando se inicia la investigación pertinente se establece que se trata del accionar de sus familiares.

ABANDONADOS EN EL HOGAR

Una vez que los ancianos llegan al Hogar Quevedo, prácticamente son abandonados, no reciben visitas de sus familiares, no les llevan regalo alguno ni siquiera para sus propios padres; más, por el contrario, si alguna vez visitan a los abuelitos es para venir a quitarles su renta, argumentando que será depositado al banco.

Al momento, el hogar cuenta con 59 adultos mayores, quienes constantemente reciben capacitaciones sobre sus derechos, las leyes que los protegen, además de cumplir con actividades de recreación, excursiones, actividades deportivas, momentos de esparcimiento, entre otros.

El personal del Hogar Quevedo señaló que el hogar necesita de un mayor presupuesto para poder brindar mayores comodidades a los ancianos. El hecho de que un hogar no tenga una infraestructura adecuada es incurrir en un tipo de maltrato, por no dar las comodidades necesarias.

DATOS

Según datos de septiembre de la gestión pasada, de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las tasas de maltrato pueden ser mayores entre los ancianos residentes en instituciones que en los que están en la comunidad, así también se detalla que la población mundial de adultos, mayores de 60 años, se duplicará con creces, de 900 millones en 2015 a unos 2.000 millones en 2050.

CAMPAÑA

Por otra parte, de acuerdo con el Ministerio de Justicia y Transparencia Institucional, a través del Viceministerio de Igualdad de Oportunidades, se logró importantes avances en el trato preferente, el acceso a la justicia, a la asistencia jurídica preferencial, a los centros de acogida, entre otros actos en favor de las personas adultas mayores.

El Viceministerio de Oportunidades realizará una serie de actos en conmemoración del “Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez”, mediante la sensibilización a servidores públicos de instituciones que brindan servicios a la población adulta mayor y la concientización a través de medios de comunicación masivo.

En el marco de esta celebración, la viceministra de Igualdad de Oportunidades, Estefanía Morales Laura, encabezó ayer un acto en instalaciones de la Cinemateca Boliviana, donde se indujo a adoptar acciones en favor de ese grupo vulnerable de la sociedad; en el mismo acto participaron el secretario ejecutivo de la Pastoral Social Caritas La Paz, Raúl Frías, y personas representativas de la tercera edad.

RESOLUCIÓN

En el marco de la resolución 6/127 del 19 de diciembre de 2011, de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que designó cada 15 de junio como el “Día Mundial de Toma de Conciencia de Abusos y Maltrato en la Vejez”.

El Gobierno nacional promulgó el 1 de mayo de 2013 la Ley 369, que es la Ley General de las Personas Adultas Mayores, cuyo objetivo es regular los derechos, garantías y deberes de las personas adultas mayores, así como la institucionalidad para su protección.

¿30 años y con tus padres? Un modus vivendi habitual en Tarija



Tener 30 años de edad y aún vivir en casa de los padres es una realidad por la que atraviesan un considerable número de ciudadanos en Tarija.

Esta situación tiene dos caras: por un lado los efectos de la crisis económica y todos los factores que conlleva; y por el otro, la comodidad y el apego que prefieren tener los hijos al vivir al lado de sus progenitores.
En muchos casos, las y los dependientes no están solos, es decir, ya no son solteros, sino que llevan a su esposa o esposo e hijos a vivir al inmueble de sus padres. Contexto que tiene como resultado más familias en lotes más “pequeños”, ya que los padres otorgan un espacio de la propiedad para que los hijos construyan ahí sus nuevas unidades habitacionales, dejando así sus casas sin patios.
Tras una serie de entrevistas realizadas a diferentes tarijeños y tarijeñas, El País eN constató que la mayoría coincide en que no pudo independizarse por los elevados costos de los alquileres o anticréticos de un cuarto, departamento o casa.

Experiencias
Daniela Rodríguez, quien tiene su esposo e hijo, se independizó a los 18 años de edad, sin embargo, una dura crisis económica y emocional por la que atravesó le obligó a mudarse a vivir a casa de su madre.
“A partir del 2013 (cuando aún vivía sola) ya empezaron a subir los alquileres y quisieron cobrarme más, también se dio que falleció mi papá y como mi mamá se quedó sola, decidimos invertir recursos en un departamento dentro de su casa. La parte del garaje la convertimos en un departamento, para alivianar el alquiler”, sostuvo.
Daniela indicó que para construir su departamento se prestó dinero de su madre y así se evitó pagar elevados intereses a un banco. “Ahora sin pagar el alquiler, el sueldo me alcanza cabal”, añadió.
Por otro lado, Alejandro C. contó la situación de su hermano, quien con más de 30 años de edad, casado con dos hijos, vive con sus padres y ocupa un espacio en la misma casa. Hasta cierto punto es independiente con el pago de la alimentación de su familia, sin embargo no aporta con el pago de los servicios básicos.
De igual manera, Ernesto Prado, de 30 años de edad, expresó que la economía es un factor fundamental a la hora de decidir salir de la casa de los padres o no. Señaló que a pesar de que él cuenta con un trabajo estable y sueldo relativamente “bueno”, aún así no le alcanzaría para vivir de forma independiente, pues tendría que destinar la mitad de su salario para el alquiler y servicios. “Yo ya he vivido solo bajo otras circunstancias y por motivos familiares decidí volver a vivir con mis papás, pero ahora es difícil irme otra ve”, agregó.
Pero al margen de ello, reconoció que el hecho de quedarse en la casa de los progenitores es cuestión de comodidad. “El hecho de vivir solo no sólo implica ser responsable económicamente, sino de todos los pequeños detalles que no valoramos mientras que estamos en casa, como ropa limpia y comida principalmente. Llegar a casa y tener la ropa planchada, comida en la heladera y la cama tendida no pasa cuando vives solo”, sostuvo.
Finalmente, aseveró que “nos acostumbramos tanto a la comodidad de nuestro hogar que a pesar de tener los medios económicos para hacerlo, decidimos no hacerlo simplemente para seguir disfrutando de esas comodidades”.
Roberto Carlos Chuquimia, de 30 años, indicó que vive con sus padres, pero nunca intentó dejar su seno familiar pues los precios de los alquileres y anticréticos son “caros” en el centro de la ciudad. Sumado a ello, los trabajos no son estables y en caso de quedar desempleado no tendría de dónde sacar dinero para pagar su vivienda, servicios y demás gastos.

Agentes: Crisis económica vs. Apego a los padres

El presidente de la Federación Departamental de Juntas Vecinales (Fedjuve) de Tarija, Edwin Rosas, expresó que “la vida está muy difícil”, sobre todo para los jóvenes que salen profesionales porque a pesar de contar con un título eso no les garantiza que encontrarán un trabajo con el cual puedan sustentarse fuera de la casa de sus padres.
“Eso hace que sea muy difícil desligarse del núcleo familiar. Generalmente lo que hacemos las familias es comprar un espacio grande y ahí tratar de ubicarse todos los hijos para hacer cada uno su clan familiar”, dijo.
Indicó que si en la época de auge económico en el departamento fue complejo superar esta problemática, ahora será casi imposible, pues con la crisis hay menos trabajo para la gente.
En su perspectiva, Rosas considera que 6 de cada 10 tarijeños deciden establecer su propia familia dentro de la casa de sus progenitores.

Por otro lado, el psicólogo Vasile Plesa explicó que en el fondo el factor determinante en este contexto es el no querer dejar “la zona de confort”. No obstante, dijo que “se paga muy caro" por ello, pues por los conflictos de pareja, en los que intervienen los padres, todo termina en un divorcio.

“Aunque no pagas dinero por el alquiler, lo pagas con conflictos”, remarcó. Reiteró que lo que prima en estas circunstancias es el miedo a vivir solo, la pereza, el no querer dejar la sobreprotección de los padres, apegos de los hijos a los tutores y viceversa.

En este marco dijo que, a su juicio, la economía no es el factor definitivo, porque si alguien se propone algo, podrá cumplirlo. En este caso, las personas en primera instancia quizá no vivirán de la mejor manera, sin embargo con el tiempo mejorará su situación.

miércoles, 14 de junio de 2017

Una de cada 6 personas mayores sufre abuso


Aproximadamente una de cada seis personas mayores experimenta algún tipo de abuso, ya sea psicológico, físico o financiero, una cifra más elevada de lo estimado previamente y que se prevé aumentará a medida que el mundo envejece cada vez más, indicó este miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Un estudio apoyado por la OMS y publicado en la revista "Lancet Global Health" revela que casi el 16 % de las personas de 60 años o más sufrió abusos psicológicos (11,6 %), financieros (6,8 %), de abandono (4,2 %), físicos (2,6 %) o sexuales (0,9 %), informó la organización con sede en Ginebra.

La investigación se basa en la mejor información disponible de 52 estudios en 28 países de diferentes regiones, entre ellos doce Estados de ingresos bajos y medios.

"El abuso a personas mayores está aumentando (...) Esto tiene graves consecuencias individuales y sociales", señaló en un comunicado la asesora sénior en materia de salud del Departamento de Envejecimiento y Ciclo de Vida de la OMS, Alana Officer.

"Tenemos que hacer mucho más para prevenir y responder a la creciente frecuencia de las diferentes formas de abuso", añadió. La concienciación sobre los abusos a personas mayores, que aún es un tema tabú, según la OMS, ha comenzado a aumentar en el mundo.

La organización recuerda que cualquier tipo de abusos a personas mayores puede tener un impacto sobre su salud y bienestar.

El abuso psicológico es el más generalizado e incluye comportamientos que dañan la autoestima o el bienestar del mayor, como pueden ser avergonzarle, asustarle o aterrorizarle, prohibir que vea a sus amigos y familiares o destruir su propiedad, entre otros.

El abuso financiero incluye la enajenación del dinero de la persona, de su propiedad o de activos, en tanto que el abandono se refiere a la ausencia de ayuda para cubrir sus necesidades básicas como la alimentación, la vivienda, la ropa y el cuidado médico.

Los efectos en la salud de los abusos son dolor, depresión, estrés y ansiedad, entre otros.

"Pese a la frecuencia y las graves consecuencias para la salud, el abuso de personas mayores sigue siendo uno de los tipos de violencia menos investigados en encuestas nacionales y uno de los menos mencionados en planes nacionales de prevención de la violencia", sostuvo Officer.

Se calcula que hasta 2050 el número de personas de 60 años o más se duplicará hasta los 2.000 millones globalmente, de los que la mayoría vivirá en países de ingresos bajos y medio-bajos.

Si la proporción del abuso a personas mayores permanece constante, el número de afectados aumentará rápidamente debido al envejecimiento de la población y alcanzará los 320 millones de víctimas en 2050, sostiene la OMS.

lunes, 12 de junio de 2017

La necesaria educación menstrual

Lo primero que quiero dejar bien claro es que las mujeres de nuestra cultura no hemos recibido educación menstrual. Y no estoy hablando solo de las que a día de hoy son abuelas o bisabuelas y recuerdan con amargura el día en que empezaron a sangrar y no sabían qué les pasaba porque nadie les había explicado lo necesario sobre el ciclo menstrual. También me refiero a las que ahora somos chicas y madres y que tan solo hemos recibido instrucciones sobre cómo utilizar toallas menstruales pero seguimos sin entender algo de lo que vivimos durante los aproximadamente 35 años que dura la etapa fértil.



La menstruación es más que una compresa

La educación menstrual es mucho más que enseñar a colocarse la compresa. Es entender el ciclo menstrual en todas sus dimensiones con el fin de que nos sintamos seguras y empoderadas mientras lo transitamos. Es comprenderlo e interiorizar su naturaleza cíclica. Es aprender a escuchar el ritmo menstrual para bailar como queramos en cada momento.

Concretamente, quiere decir conocer las etapas vitales de las mujeres y sus características: infancia, adolescencia, etapa fértil

(en la que se alternan ciclos menstruales y ciclos reproductivos), menopausia y madurez. También significa entender qué ocurre en cada fase del ciclo a nivel del aparato sexual, el pensamiento, las emociones, la intuición, la sexualidad, el cuerpo, la espiritualidad y las relaciones sociales, y aprender a cooperar con el potencial que tenemos en cada una de ellas.

Es imprescindible saber leer en nuestro cuerpo cuándo ovulamos para poder detectar los dos polos: el de máxima apertura (ovulación) y el de máximo recogimiento (menstruación). Al mismo tiempo, necesitamos tener un conocimiento detallado del proceso de ovulación con tal de saber cuándo y cómo nos podemos quedar embarazadas y cómo podemos evitar, propiciar y detectar el embarazo.

Finalmente, también quiere decir mostrar las diferentes maneras en que se puede gestionar el sangrado: empezando por explicar que las mujeres tenemos la capacidad de controlar la expulsión de la menstruación y decidir dónde hacerlo sin utilizar toallas menstruales ni manchar (lo que se conoce como sangrado libre), y siguiendo por mostrar las diferentes opciones de paños/toallas menstruales que existen: compresas de tela, compresas de un solo uso, copas menstruales y tampones.



El poder de las madres: romper la cadena

La mayoría de las madres sabemos muy poquito sobre estas cuestiones, así que seguimos legando a nuestras hijas lo que en su momento mamamos de nuestras madres: el silencio, el desprecio y la vergüenza hacia el ciclo menstrual, abocándolas a una absurda y dolorosa lucha en contra de su naturaleza cíclica.

Para romper esta cadena de desinformación e infravaloración del propio potencial, hace falta que las mujeres conozcamos nuestro ciclo menstrual y aprendamos a cooperar con él. Una vez que hayamos digerido e interiorizado estos conocimientos, los transmitiremos espontáneamente a nuestras hijas e hijos y a nuestra pareja.



El poder de los padres: valorar y acompañar

Pertenecemos a un momento histórico en el que prevalece la idea de que la menstruación hace que las mujeres tengamos reacciones incontrolables y destructivas que dañan a nuestros seres queridos y minan nuestras relaciones de pareja. Y de hecho, a menudo es así cuando no se entiende el ciclo menstrual ni se sabe cooperar con el potencial que ofrece cada una de sus fases. Sin embargo, una vez que se comprende el ciclo, este se transforma en un gran regalo para la relación de pareja y en vez de destruirla, la fortalece y la hace crecer.

La tarea de los padres es la de aprender a escuchar las necesidades de su pareja en cada fase del ciclo y acompañarlas con amor y respeto. Es aprender a valorar el momento premenstrual en que su compañera pone encima de la mesa todo lo que no funciona en la relación y a no tener miedo a la intensidad emocional e intuitiva de las fases premenstrual y menstrual. Su modelo es el legado que dejarán a sus hijos e hijas.



La mejor edad para la educación menstrual

Las niñas y niños de 0-2 años sienten una gran fascinación por mirar qué expulsa el cuerpo de la madre cuando se sienta en el inodoro: aún no tienen ningún prejuicio hacia la caca, el pipi, el flujo vaginal o la menstruación. Esta curiosidad libre de manías es un preciado tesoro para poder educar un ámbito de la vida que más adelante quedará vetado por el tabú cultural.

El hecho de que las hijas e hijos se familiaricen con la regla y el flujo vaginal facilita que la madre pueda hablar del ciclo menstrual in situ, en el momento en que la vivencia despierta su curiosidad y no desde lo abstracto, de forma desvinculada de la experiencia directa. También permite normalizar el ciclo e integrarlo en la vida de la pequeña o el pequeño. Finalmente, contribuye quizás a algo aún más importante: que las hijas e hijos cataloguen la sexualidad como un tema del que se puede hablar con sus madres.



Preparar a las niñas para la primera regla

Por tanto, la preparación para la primera regla de las hijas empieza en su nacimiento y no a los ocho o diez años, como solemos imaginar, edad en la que llegaríamos terriblemente tarde. Dicho lo anterior, cuando la niña empieza a experimentar los primeros cambios de la pubertad hay que actualizar estos conocimientos y hablar de ello a menudo para que pueda vivir con seguridad y confianza su transformación en mujer cíclica.

El día de la primera regla es importante hacer una celebración del inicio del ciclo menstrual en la que la acompañaremos y le daremos recursos para que se sienta bien en su paso a esta nueva etapa. Puede ser simplemente ir a tomar un chocolate caliente con la madre o hacer una gran fiesta invitando a todas las mujeres que son importantes para ella. Eso sí, hay que organizarlo con ella para que se sienta cómoda e ilusionada.



¿Y los niños?

Los niños también necesitan educación menstrual para saber acompañar y entenderse con todas las mujeres cíclicas que forman y formarán parte de su vida. Necesitan exactamente lo mismo que las niñas pero, evidentemente, sin la celebración de la primera regla. Si en cada fase del ciclo la madre comparte cómo se siente y cómo necesita ser acompañada, a la vez que el padre (o referentes masculinos) sabe escuchar y acompañar sus necesidades, el niño tendrá unos valiosos recursos para tratar con las mujeres.



LOS PELIGROS DE LA IGNORANCIA

De acuerdo a un reportaje del períodico español El País, la adolescencia con todos los cambios físicos y emocionales, es un tiempo tumultuoso en la vida de las niñas aun en las mejores circunstancias y, para muchas, la primera regla es de por sí una experiencia nada fácil. Pero, para demasiadas es algo completamente terrorífico. Una de las chicas con la que la organización WASH United trabajó en una zona rural de la India tuvo su primera regla cuando iba camino de la escuela. Convencida de que tenía cáncer y se iba a morir, se apresuró a regresar a casa, en estado de pánico y desesperada por llegar a tiempo para despedirse de sus padres. No se trata ni mucho menos un caso aislado: en la India, cerca del 50 por ciento de las niñas ignoran por completo lo que les está ocurriendo cuando sangran por primera vez.

Además de evitar a las niñas un comienzo tan traumático de su condición de mujer, la educación acerca de la menstruación es fundamental para ayudarles a gestionar el periodo de forma higiénica, con confianza y dignidad. Para tomar decisiones fundadas sobre cómo gestionar su menstruación, las niñas deben al menos comprender básicamente los procesos físicos que acompañan a la regla, así como conocer los pros y los contras de los distintos productos de higiene menstrual que le ofrece el mercado. Si no, es posible que mujeres y niñas empleen productos insalubres (como trapos viejos, hojas secas, hierba, cenizas, arena o periódicos) que pueden provocar infecciones del tracto reproductivo y otros trastornos de la salud, en especial la infertilidad. Por ejemplo, la mala higiene menstrual es una de las principales razones para la alta prevalencia de infecciones del tracto reproductivo en la India, lo cual contribuye de manera significativa a la morbilidad femenina.

Los pepinillos que se pudren, los embarazos por arte de magia y las vacas que enferman nos pueden parecer ridiculeces, pero para los 800 millones de niñas y mujeres de todo el mundo que viven oprimidas por estos tabúes y estigmas, no tienen ninguna gracia. Es hora de que pongamos manos a la obra y ayudemos a liberar el poder transformador inherente a las mujeres y las niñas con la educación.





“La educación menstrual es entender el ciclo menstrual para sentirnos seguras y empoderadas”

Anna Salvia





“La preparación para la primera regla de las hijas empieza en su nacimiento”

Anna Salvia





“Para romper la cadena las mujeres debemos aprender a cooperar con nuestro ciclo”

Anna Salvia

domingo, 11 de junio de 2017

Urge conocer los amigos virtuales de los hijos


Un grupo de muchachos toma la fotografía de una compañera de colegio y la publica a través de Facebook ofreciéndola como dama de compañía; como ese, hay muchos casos de perfiles falsos entre compañeros, varones y mujeres para desprestigiarse.

El ciberbullying es una realidad que puede darse de dos formas: con nombre y apellido del acosador (porque es plenamente identificado), o con el rostro cubierto (desde el anonimato), utilizando perfiles falsos en las redes sociales. Es ciberbullying cuando alguien recibe mensajes vulgares, amenazas, denigración, por suplantación o cuando se publica información privada.

¿Qué hacer?
No hay una ‘fórmula’ para el abordaje de este tema, por lo que los expertos hacen recomendaciones basadas en experiencias propias y las que conocen de otros países.

Orietta Nogales, capacitadora pedagógica, el escritor Alfredo Rodríguez y el sicopedagogo Víctor Enríquez coinciden en que el abordaje de esta problemática debe ser integral, con todos los actores: agresores, víctimas, los testigos, padres de familia, profesores y la escuela. Esto cuando el agresor está identificado, pero qué hacer cuando el agresor está escudado en un perfil falso.

Aquí los especialistas enfatizan que para prevenir esa situación los padres deben saber qué amigos ‘virtuales’, contactos o grupos tienen sus hijos en las redes sociales igual que en la vida real. Aunque, aclaran, se debe hacer en términos acordados con ellos y no ‘espiarlos’.
También observan que faltan protocolos de intervención de los colegios para abordar este tema adecuadamente.

Desde la casa
Es clave la participación de los progenitores para prevenir el ciberbullying, considerando que los niños y jóvenes tienen un acelerado manejo de la tecnología, aunque aquí aparece el primer escollo, pues muchos padres son ‘analfabetos digitales’.

Aun así los padres deben ponerse al día porque son quienes proveen el aparato tecnológico, por lo tanto, les toca asumir su responsabilidad. “Un niño no puede tener miles de amigos virtuales”, es lo primero que advierte el sicopedagogo Enríquez y propone como alternativa conocer sus contraseñas y explicarles que no es para vigilarlos, sino por seguridad.

Como buen comunicador, Rodríguez aconseja no espiar a los hijos en las redes sociales, sino dialogar sobre sus contactos y grupos sin que sea una supervisión ‘policial’, sino una interacción familiar. Además, se los debe concienciar de que si se sienten agredidos, deben pedir ayuda y no tratar de resolver el problema ellos mismos.


Enríquez también sugiere a los papás, denunciar el hecho ante el colegio y dejar constancia de que están dispuestos a tomar medidas legales, para lo cual hay que guardar la prueba del acoso.

El rol del colegio

No hay protocolos establecidos para abordar este tema y la forma de proceder queda a merced de lo que determine cada colegio. Enríquez cuestiona que el Ministerio de Educación instruya la intervención del centro educativo pero que “eso no alcanza porque hay colegios que deciden expulsar al agresor o tomar otras medidas que no necesariamente son una solución”.

Al no haber una norma precisa para esto, la capacitadora pedagógica Nogales comparte la experiencia de otros países que están aplicando la creación de tribunales de aula, compuestos por docentes y padres previamente capacitados para intervenir, estableciendo un programa de control hacia el agresor con un monitoreo en redes sociales y con seguimiento sobre sus actitudes y comportamiento. “El tribunal se encarga de emitir una disculpa pública a la víctima” y agrega que la editorial Bienaventuranzas promueve un plan integral de capacitación sobre ciberbullyng a padres y maestros, para identificar víctimas y tener pautas para intervenir oportuna y adecuadamente.

Qué hacer como testigo

“Si los testigos de ciberbullying agregan un comentario o comparten una publicación agresiva, pasan a ser cómplices. Ahí ya tenemos una red o comunidad de agresores que están realizando un ‘linchamiento virtual’ de la víctima”, dice Enríquez, que recomienda concienciar a los testigos y promover la empatía.
Por ejemplo en Finlandia hay un programa denominado Kiva desde el cual se trabaja con los testigos en el tema del acoso escolar y ha tenido buenos resultados, pero no se conocen experiencias en redes sociales.
Instituciones

“La Defensoría de la Niñez hace ferias, pero no hay políticas que se trabajen en el aula, en base a competencias”, lamenta Enríquez.
EL DEBER solicitó información a la Defensoría insistentemente, pero no hubo respuesta sobre el tema bullying.

El director departamental de educación, Salomón Morales, dijo que “el año pasado hubo cinco casos de bullying, algunos fueron ciberbullying”, pero no precisó más.

jueves, 8 de junio de 2017

Firmeza y amor frente al berrinche

  Cuando tienes un niño pequeño, los berrinches forman parte de su vida.  Aunque las rabietas son normales durante sus primeros años, se hacen más difíciles de manejar a medida que crecen, y más aún si suceden en público.
Una de las formas simples de frenarlas es no dándole importancia, dice el psicólogo Juan José Vargas. “La pataleta cesará siempre y cuando los padres o cuidadores sean constantes con esa actitud sin caer en la manipulación del niño”.
Ese tipo de conductas de ninguna forma deben ser negociadas con el pequeño. “Por el contrario, deben ser creadas como límites y reglas. Por ejemplo, decirle: ‘Vamos a salir, pero tú no puedes hacer un berrinche’, caso contrario, se puede llegar a un castigo no físico”, explica el especialista.
Otra solución que da Vargas es llevar al menor a un lugar menos público y explicarle que no se puede cumplir sus demandas, y cuando éste se calme recién entrar al lugar, nunca regañarlo enfrente de la gente, pues se lo avergüenza o se lo victimiza, y ningún patrón es saludable.
Para la psicóloga Tatiana Jáuregui, lo mejor ante una rabieta es dejarla sin efecto porque al no prestar la importancia a esa conducta negativa con la que el niño está buscando atención, el escándalo pasa. “Los padres deben hacerle ver que él no va a conseguir su objetivo a través de esa actitud y, conforme el adulto es constante y consecuente en eso, el niño se irá cansando y verá que esa estrategia no tiene efecto”.
Los berrinches no solo se dan por capricho, como creen muchos padres, sino por diferentes factores como los biológicos, emocionales, de aprendizaje, de relación familiar y ambientales, advierte el psicólogo. “Los primeros están vinculados a la formación del cerebro, y una disfunción puede hacer que el menor no controle sus emociones, esto va con la capacidad de aprendizaje, aún corta en esa etapa. Por tanto, en los primeros años hay poca experiencia de cómo manejar un disgusto”.
Si no se contiene al niño y se le enseña a identificar y manejar sus emociones, el berrinche puede llegar al desborde, sin límites ni reglas en un ambiente descontrolado”.
Las pataletas, además de un mal hábito que los niños adquieren en sus primeros años, son parte de su aprendizaje y sociabilización en la relación con los padres, según resalta Jáuregui. Esto se da por “la forma que tiene el niño de comunicarse y de satisfacer sus necesidades básicas, las que son atendidas inmediatamente”.
Posteriormente ya no son necesidades básicas, sino demandas secundarias, como las lúdicas, que tienen que ver con la sociabilización y los gustos. En ese escenario, los padres, que están acostumbrados a atender las primeras demandas, van con la misma inmediatez a satisfacer las peticiones, pero lo que no saben es que el niño se acostumbra a pedir de la misma manera. Entonces, ese llanto inicial que era por una necesidad básica se traduce en gritos, en una solicitud imperativa y en un chillido forzado que desemboca en berrinche”, señala la psicóloga.
Sin duda, las rabietas son comunes en los niños, pero para tu tranquilidad, y la del entorno, hay formas de ponerles un alto. Jáuregui dice que el primer paso es “tomar conciencia de que los menores crecen y que ni tú ni ellos deben quedarse estancados en las etapas. El segundo paso es ser consecuente y constante en las consignas y en las formas de comunicarse con ellos”. Si ignoras el escándalo, hazlo repetidas veces, por ejemplo si dices ‘no’ a algo, siempre di ‘no’ al mismo tema o acción.
Una vez que el berrinche pasa, es recomendable que le hables de las causas y los efectos de su conducta y de lo que puede ocasionar. Explícale, de buena manera, que no tiene necesidad de pataletas y hazle sentir que igual lo amas. El remedio efectivo es un silenciosos abrazo.
Crea una distracción
Cuando veas que el berrinche está a punto de desatarse, trata de distraer a tu hijo mostrándole algo que le guste. Los niños pequeños tienen una corta capacidad de atención, así que es fácil distraerlos.
Barriga llena, corazón contento
No hay nada que haga más que un niño tenga berrinches como el tener hambre o sueño. Los expertos confirman que si come a sus horas y duerme el tiempo que debe, según su edad, es mucho menos susceptible a tener rabietas.
La magia del tiempo fuera
Deja solo a tu hijo por unos minutos en un lugar seguro (que no haya nada con lo que pueda lastimarse) para que se calme por sí mismo. Dile que en cuanto esté listo y tranquilo podrá regresar contigo. Esto le ayudará al autocontrol.
El poder del abrazo
Quizás sea lo último que quieras hacer en el momento en que tu hijo se transforma y grita sin control, pero un abrazo fuerte, firme y sin hablar, lo calmará rápidamente. Los abrazos lo hacen sentir seguro, y esto ayuda a que vuelva la calma.
Nunca cedas ante un berrinche
Es importante que muestres a tu hijo que no logrará nada con berrinches. Si por ejemplo, llora y grita porque no lo dejas comer un dulce, no cambies de opinión y le des el caramelo para que se calle, tampoco cuando se haya calmado.